martes, 2 de diciembre de 2014

Lleno, llenito

No nos acompaña el tiempo, más por el contrario son los momentos y las risas las que conforman este enredo. Las palabras, los inventos, las miradas, los gemidos, el magma, el cauce, la noche, Luna, el cielo, los álamos, los simpáticos, los animales y sus sonidos, las travesías, los encuentros, las pérdidas, lo cerca y sobre todo lo lejos. 
Y es que en un plazo tan acotado hemos integrado tantas cosas en la memoria, recordamos el giro, el clímax, los detalles que nos tienen hoy chocando las narices, acostados en el pasto con mis dedos entre tu pelo (siendo vigilados por un ejército de descarados, claramente; y bueno, también.. simpáticos mojados).
Créeme cuando digo que no me arrepiento de nada, que puedo estar convencida de los años que te conozco (porque no hay otra explicación lógica para tanto pensamiento coordinao que tenemos, tanta gana de verte, tanto anhelo de tu cercanía.. de vos..). 
Me alegra saber que la marea nos arrastra a nuestra orilla, que nos despeina y deja salados y sonrientes, que nos mezcla entre la espuma y su efervescencia, las burbujas que entran y revientan en nuestro corazón.
Si, puedo estar segura de que tendrá a los mejores maestros.
Y si, claro que si, aprenderá a volar hasta lo más alto del cielo, y la esperaremos con los brazos abiertos, una sonrisa achinada y un beso sobre la frente (y en los ojos y en cada rincón de su piel tersa y algodonada).

(El tiempo no se mide en días, no se mide en meses, se mide en momentos.. y con vos tengo la eternidad y mucho más)
~ se me desborda el sentir, entiéndeme a mi, voyadejarquemisojoscolapsencontuinfinito.. 

(infinitamente..
..y un campero)


-y el que diga lo contrario no sabe de corazones, no sabe de álamos ni mucho menos del viento, del amor y sus silencios-

No hay comentarios:

Publicar un comentario