sábado, 18 de octubre de 2014

Quienquiera que seas

te siento como terremoto, un despertar violento, la invitación a saltar, a no mirar, ni pensar, sólo dejarse caer por el precipicio, burlando las leyes.. tanto de gravedad como tiempo (tanto así..)
Puedo cerrar los ojos con vos y respirar profundamente, ser cansina, lánguida.. sin restricciones de ningún tipo.. busco fundirme en tu ojos, en el eco de tu voz en mis tímpanos, en tus sonrisas dispersas. que se hunden en el abismo del cielo que compartimos; ese que nos quita el aliento y nos cierra los párpados, que nos vuelve la fusión del latido, el suspiro contenido, el escalofrío dorsal y el cosquilleo que provocas tú en todo el (mi) cuerpo .
(Y es complejo, intocable, irreversible, indispensable.. saber con seguridad lo recíproco, coordinado e inesperado de todo ésto, lo incontrolable, incomparable, irrepetible e infinito.. somo más mucho más que todo eso, y no sabes cuanto me alegra sentir todo aquello.. pero me alegra más, muchísimo más, que lo sientas vos..)

No hay comentarios:

Publicar un comentario