martes, 29 de octubre de 2013

Y si te dejo escrito aquí que no quiero pensar, que sólo quiero tenerte conmigo, más conmigo, todo lo que se pueda, todo lo que tú quieras, porque yo no quiero tenerte así de lejos, así de no tenerte, aún más que antes, no quiero alimentarme de tu ausencia, ni llenar el vacio que dejas con letras y más letras, mucho menos inundarme en un mar de excusas, porque ya a estas alturas las he superado todas, porque no me importa nada (y puta que es verdá), y sólo quiero escucharte, y sólo quiero sentirte cerquita.. sólo quiero, llenarte de besos imaginarios y palabras profundas, dedicarte esos suspiros y tiritones revoltosos, a ti, y a tu voz escurridiza que se entromete en mi circulación, que me acelera el pulso y acalora las mejillas.
Pero no te vayas, querido, y no me dejes aquí como cualquier cosa con la excusa del pensar, del ordenar, del "sigue tranquila con tu vida querida".
¿Vamos a seguir contando noches?..
Andá..
(decime que si)

Pd: No te sorprendas si despiertas con un charquito sobre tu pecho, es muy probable que me vuelva agua y se me haga más fácil encontrarte de esa manera, dame en el gusto, absorveme por tus poros de una buena vez..
Pd2: Te amo y te amo más y más infinitople más (y ya no puedo soportarlo, me tenés demente)


[teledirigido]

martes, 15 de octubre de 2013

Historia de vagones 8

Desapercibido

El nudo en la garganta, el temblorcito en las manos, los ojitos inundados y abiertos por la sorpresa, sumados (+) a la incomodidad al no poder apoyar la espalda, ni la cabeza, ni las emociones.
Las lagrimas delineando, más no cayendo. El agüita que se absorve pa' no demostrar.

"Se murió"
no falleció
"Se murió"
"Avellaneda se murió"

(y con ella me morí yo)

viernes, 11 de octubre de 2013

Historia de vagones 7



+ Empezando con que yo NO tenía que levantarme temprano, ni mucho menos estar en camino a la U a esa hora y claro, por ninguna razón, justamente en ese vagón, pero bueno.. de cosas como ésta es que nacen anécdotas como la siguiente.

Historia de vagones 7
Corazonada (?)

Esteban me pide el Lunes que le ayude durante la semana a hacer una manzanita con cartón piedra para su grupito de niños, yo (aunque pésima para las manualidades) le digo que si, total, el apoyo moral a veces es suficiente.
El muy huevón me avisa el jueves que el viernes llegará más temprano a la U y podremos hacer la manzanita juntos (eso me comprometía a mi a llegar más temprano a la U quitándome una que otra preciada hora de sueño), acepto, y quedamos en juntarnos a las 11:30 frente al Mc Donalds.
(Como para que se entienda el trasfondo de la ida temprano a la U)
Voy en el metro, Linea 1, son las 11:05 y miro sonriente el reloj que por vez primera (exagero) está a mi favor.
Apoyada en la puerta, leyendo, escuchando música, veo como un grupo de hombres ayudan a una viejita a cruzar el vagón hasta el asiento que tenía en frente, sonrío, me causa muchísima ternura el acto.
Sigo leyendo.
Y leo.. y leo..
Miro con recelo los tres números anotados bajo la palma para recordar la página que luego tendré que marcar en el libro.
Y aparece
Deposita su mano sobre mi hombro y yo, un poco descolocada, quito la vista de mi libro y lo miro.. Nada alto, una mota de rulos falsamente rubios sobre parietal, una cancha de futbol oscura cubriendo temporal, sonrisa nerviosa y ojos decididos. Me pedirá una dirección, pienso, que vergüenza, con suerte sé donde estoy parada, me respondo.
-Hola -me habla mientras me saco el audífono derecho-. ¿Sabes?.. te he estado mirando hace rato y me encantó tu estilo -lo dice mirándome de arriba abajo- y bueno.. la verdad es que me encantaría conocerte y sinceramente una corazonada me dice que si no te hablo ahora.. me arrepentiré toda la vida -conchetumadre, qué le pasa- ¿Cómo te llamas?
Como es de esperarse se me quebraron los labios en la sonrisa más nerviosamente patética que pude colocar en ese momento y sólo atiné a decir "Camila"
-Oh Camila.. mucho gusto, mi nombre es Andrée
-¿Andrés? -¿me estás hueviando?-
-No.. no Andrés.. Andrée
-Ahh..
Después de eso me habló una huevada de la filosofía, refiriéndose al libro que estaba leyendo a lo que solté una risa para nada disimulada mostrando con recelo la contratapa que decía en letras grandes y negras "Benedetti", él, sorprendido, no atinó a decir más que "Ahh.. igual se parece.." a lo que sólo lo miré con cara de pobre criatura.
-Bueno yo me tengo que bajar unas estaciones más allá, tengo que hacer un trámite -lo dice e inmediatamente infla el pecho, me da a entender que se las da de maduro, o algo así.. en ese momento procesaba poco y nada- y tú.. ¿Qué haces a estas horas en el metro?
-Voy a estudiar -cortante, prefiero no palabrear mucho-
-Ahh ¿Si? y ¿Qué estudias?, por tu pinta puedo ver que estudias algo como.. ingeniería..
-..Enfermería -digo y entrecierro un poco los ojos-
-Enfermería.. buena carrera.. -se nota que no sabía de que más hablar- y ¿Qué más haces además de poner inyecciones en "quién sabe dónde"? -ok.. ¿"quién sabe dónde"? definitivamente no tendría que haber dicho eso..-
-Me gusta leer, escribir..
-..Humanista con su lado médico, interesante, me gusta esa combinación, me gusta.
-Estoy pololeando -le digo con cara de asco, con cara de "por favor no sigas"-
-Oh pero.. creo que vas muy rápido -me dice el muy barsa-
-Nooo.. lo que pasa es que.. jamás me había pasado que alguien se me acercara a hablarme en el metro.. -le digo aún más avergonzada-
-Bueno.. -mira hacia atrás, justamente llegábamos a Universidad de Chile- yo me tengo que bajar ahora -se acerca y me besa en la mejilla, se despide- un gusto Camila, que estés bien.
-Chao -es lo único que atino a decir, colorada como nunca-
Agacho la cabeza y busco el audífono que colgaba desde mi polera, me lo coloco pero siento una risa en mi costado derecho, me volteo.
-Ajajajajajaja.. la media perso -dice el huevón que tenía al lado-
-Si.. algo así -digo con la cabeza agachada- que vergüenza..
Vuelvo al audífono y al libro, pero no, no lo logro y sólo atino a ponerme el audífono, no pude seguir leyendo hasta que me senté frente al Mc Donalds (11:26AM)

Así que bueno, lo más probable es que haya sido una broma de mal gusto (espero) y en unos días más apareceré en algún canal de youtube con unas cuantas muchas visitas, sino, es porque realmente existe gente con mal gusto (aún).
Pueden reír (a coro).

martes, 1 de octubre de 2013

..A veces hablamos de Lo nuestro. Lo nuestro. Lo nuestro es ese indefinido vínculo que ahora nos une. Pero cuando lo mencionamos es siempre desde afuera. (...) Pero en definitiva, ¿qué es Lo nuestro? Por ahora, al menos, es una especie de complicidad frente a los otros, un secreto compartido, un pacto unilateral. Naturalmente, esto no es una aventura, ni un programa ni -menos que menos- un noviazgo. Sin embargo, es algo más que una amistad. Lo peor (¿o lo mejor?) es que ella se encuentra muy cómoda en esta indefinición.


MB