viernes, 6 de septiembre de 2013

Será que te escapas, te derramas, como charco sobre el asfalto, te mueves como rama, ramita, a la deriva del viento, así vos, siguiendo al devenir, tomadito de la mano, pidiéndole dulcesitos al pasar frente a las vitrinas. Y yo te sonrío desde el cielo violeta, y tú me mirás y no me mirás, volteas tu carita hacia las grietas bajo tus pies (el infierno te manda saludos, corazón), y subes la vista, confundido, buscando un par de gotas de té en mi rostro, los encuentras, y te achinás un poco (tiendes a hacerlo con frecuencia), como si el crepúsculo te quitara lo poco y nada de visión que tenés, como si ya con esos lentes de marco grueso necesitaras una ayudita más para ver mejor.
Mirá que aún si cierras los ojos me encontrás detrás del párpado, sonriéndote como tú sabes, temblando como no te imaginas, y mirá que me inundan tus suspiros y tus dudas (que se entrelazan con las mias, que revoltijo ché!), me pongo a flotar sobre las corcheas que lanza tu voz, los dibujos tendidos en el aire, esos que dejan tus palabras, rasguñando cada frase, desatando el calorcito en mi interior.
(siento que ésto no tiene pies ni calzado, mucho menos calcetines, pero aquí estamos.. estamos?, sí, nos veo, porque si apretás los ojitos, y mirás más allá de las lucesitas multicolores que aparecen en tu oscuridad, encontrarás mi boca y mis labios contra los tuyos. Que bien se siente. Que bien nos sentimos.)



Camila(teledirigido)

2 comentarios:

  1. es como muy Cortázar, está bellísimo
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay pero que comentario más lindo Ámbar! muchísimas gracias♥ así que te cambiaste de blog.. mirá :) jaja te sigo ahora, un abrazo.. que estés super!

      Eliminar