martes, 21 de mayo de 2013

Los secretos del corazón son diferentes. Son íntimos y dolorosos, y queremos, ante todo, escondérselos al mundo. No se hinchan ni presionan buscando una salida. Moran en el corazón, y cuanto más se los guarda, más pesados se vuelven.
(Es mejor tener la boca llena de veneno que un secreto del corazón. Cualquier idiota sabe escupir veneno, dicen)

No hay comentarios:

Publicar un comentario