sábado, 29 de diciembre de 2012

Theo

-Escribí de ti en mi cuaderno -me dijo Clara al oído.
-¿Y se puede saber qué?
-De tus manos -señaló riendo.
-¿Y qué tienen mis manos?
-Son un poco inquietas.
Acerqué mis manos a mis ojos como si fueran la prueba definitiva para inculparme de un crimen. Dije:
-No veo nada.
-No se ve, se siente...
-Bueno, qué quieres, tengo ganas de tocarte -confesé.
Clara sonrió y alzó los hombros, como si el deseo que producía en mi fuera una anomalía irremediable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario