martes, 18 de septiembre de 2012

No hace falta que te diga que tan sólo sueños son.

Soñé con el amor de mi vida, o eso creo, recuerdo que en el sueño me encontraba sobre un estante de madera con algunos libros, era verano, creo que Algarrobo, él estaba frente a mi sonriendo y con sus brazos extendidos, me miraba con dulzura. Quiero que me regales una araucaria -le dije- la número seis. Si eso quieres -sonriendo- es tuya -me dijo sin quitarme los ojos de encima-. Di un salto y caí en sus brazos, lo miré, pude encontrarme en sus pupilas, le besé  (de una u otra manera me sentí extraña al besar otros labios, Andrés). Él no era alto, más bien medía sólo un poco más que yo, me sentía bien con eso, me gustaba tener su boca a pocos centímetros de la mia.
Nos tomamos de la mano y salimos a caminar, sonreíamos, el sol nos zumbaba en la piel, yo andaba con un vestido. Le pedí si me acompañaba a comprar aluminio (quién sabe para qué), yo sabía donde vendían puesto que hace pocos días había acompañado a "alguien" a comprar. Me dijo que si (su sonrisa era preciosa y al verla aumentaba mi ritmo cardiaco) y me besó, caminamos en linea recta por una calle, me dio la impresión de estar caminando en Viña (si, luego de haber estado en Algarrobo, jaja), nos perdimos y le preguntamos a un señor que paseaba a su poodle blanco dónde podríamos comprar aluminio, se complicó un poco, no estaba muy seguro de la posición exacta de la ferretería pero hizo su mayor esfuerzo y con su mano nos indicó una calle "Luego doblan a la derecha y siguen derecho, la encontrarán, tiene un cartel grande en la entrada", "Gracias señor", me acordé bien donde era y tomamos otro camino, el señor nos miró un poco extrañado ya que íbamos a la dirección contraria, caminábamos, me sentía tan bien estando con él, sentía paz, y al verle sonreir mis mejillas se tornaban cálidas y ruborizadas.
Me desperté, y sentí su ausencia, fue extraño, cerré los ojos con fuerza para volver a verlo, fue inútil, pero.. esa sensación que me dejó rondando, jamás me había pasado con un sueño.
Pero.. ¿Por qué siempre los sueños duran menos de lo que deberían durar?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario