miércoles, 1 de agosto de 2012

Siempre estamos propensos al error, empezando con que el caminar, sí, ese acto que se realiza mecánicamente, irreflexivo e inconsciente; es por sí una caída interrumpida. Nos encanta la tensión, el si o el no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario