martes, 28 de agosto de 2012

Porque, qué otra cosa nos mantiene vivos sino la dulce sensación de un amor platónico.
Esas miradas comunes que se malinterpretan, o aquellas simples palabras a las cuales se les da un doble sentido, involuntariamente, claro.
Y es mejor aún cuando sin culpa uno se deja llevar, y le retumba el corazón, y hace esas muecas, y suelta esos gritos, y le ama con devoción.
Sin mayor espera de algo a cambio, ni un beso, quizás un abrazo; pero si éste fuera el resultado, en vano sería, aquel amor platónico.. lo entretenido se le quitaría y un amor común se volvería. Ya que, todos sabemos, que no se basa en más que la incertidumbre de un encuentro inesperado.-

tantán.


CAMILA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario