viernes, 24 de febrero de 2012

Tan romántico mi gato, se recuesta con la cabeza ladeada coqueteándome descaradamente.
Y yo le hago caso a sus ojos ambarinos y a su diminuta pupila, es que no se puede resistir, explícame como, a tal encanto animal.
Se nota que no escribo hace ya un bueno tiempo, ya no se me es natural (espero estar equivocada).
Mi gato ahora me enseña su ombligo, ¿por qué estoy hablando de mi gato?, debe ser amor..


Camila

No hay comentarios:

Publicar un comentario