viernes, 11 de noviembre de 2011

Me encanta escribir cosas cuando me siento en lo oscuro, para leerlos a contra luz.
Es gracioso como te puedes arrastrar más abajo de lo que estás, inconscientemente. Pero es aún más gracioso leer aquello cuando todo pasó a ser una estupidez (como siempre).

Odio el calor, y hoy hizo tanto calor que me sudó el rollo.
Camila, te humillas públicamente (como si alguien leyera ésto), detente.
Bueno, lo haré.

Adios ♥
Pd: No entiendo ese afán de hablar conmigo misma, dejaré de hacerlo cuando tenga en mi cubrecama, a mi gato ♥

No hay comentarios:

Publicar un comentario