sábado, 30 de julio de 2011

Brota en mis labios una sonrisa nerviosa, hace mucho que no escribía.
Es curioso, la película que vi resien me dejó marcando ocupado. Me siento como flotando, necesito un poco de oxígeno.
Me gusta como la luz le da un aspecto amarillo suave a todo lo que toca, y es gracioso que en mi estado encuentre todo más profundo, eso me gusta aún más.
Tengo los pies helados, y el celular en silencio, tengo ganas de verlo, pero más de escuchar su voz, faltan minutos para eso, en realidad horas. . no quiero pensar en eso y esa es la razón por la que quiero dormir; aunque si me entrego a esa petición, al vibrar el aparato lo ignoraré, "ya es tarde, y las ganas se disolvieron en las pupilas".
Quiero quedarme mirando el techo.
Necesito cerrar los ojos e imaginar lucesillas tenues en los párpados, suave resplandor del alba y un amanecer rojo.
Quizás es mi estado suicida el que me tiene escribiendo y con los ojos semi-abiertos (me desangro), o es el sólo hecho de que lo extraño, como sea me gusta escuchar el sonido de las letras y sentir que mis dedos son ágiles.
Milkshake.
I feel like floating as the moon.
Y ahora es cuando cierro los párpados y el tiempo se detiene en dos cucharadas de azúcar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario