sábado, 2 de abril de 2011

Pensando a la hora de dormir uno ordena su mente, me acaba de pasar eso y creo que lo mejor es soltarlo aquí.
Me di cuenta que tengo dos amigas, quizás tres. . más que eso no.
Todos los demás para mi son nada más conocidos, personas para pasar el rato, reir y comentar tonterías en común, sin llegar a nada concreto.
Me di cuenta que mi mejor amiga nunca existió, o quizás sí, en realidad, mi mejor amiga durante los últimos 2 años era el conjunto, que yo misma fabriqué, de recuerdos del 2008.
Recuerdos vacíos, que tan sólo sacaban sonrisas de corta duración; recuerdos a los que inconscientemente cobraba sentimientos cuando lo único que me entregaba eran imágenes.
A decir verdad nunca me consideré una persona de muchos amigos, justamente ahora no tengo a nadie para contarle mis cosas, tampoco pienso necesitarla si nunca la he tenido.
Soy un conocido para cualquiera, una persona para pasar el rato, reir y comentar tonterías en común, sin llegar a nada concreto, a una amistad.
Debe ser mi miedo a confiar en la gente, porque la gente daña, y no me gusta salir dañada.
Como el ejemplo de mis recuerdos, que ahora no los veré por mucho tiempo, quizás nunca más.
De todos modos es mi culpa, ya que yo misma tiendo a alejar a la gente, o a no mostrar interés.
No me sorprendería si algún día quedo completamente sola, pero de todos modos será bueno para cuando encuentre un pilar.
Por primera vez, no quiero seguir escribiendo.

{lo pongo legible para que se pueda leer y demostrar como estoy, ahora}

No hay comentarios:

Publicar un comentario