viernes, 1 de abril de 2011

Hoy cuando caminaba de regreso a casa noté en el ambiente olor a Domingo, sí, a Domingo. 
Recuerdo que al ser más pequeña cada día tenía su olor, más bien, algo que los caracterizaba, los días de semana se caracterizaban por el naranjo, por los focos de luz a la madrugada, los sábados era celeste, verde y amarillo, por la plaza, el cielo y el sol (qué cosa más obvia), y los domingos era ese olor peculiar que hoy pude notar en el día, aunque sea viernes, me dió nostalgia. . pero es cosa de todos los días, me gusta el pasado.


camila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario