jueves, 24 de marzo de 2011

Mientras se camina uno puede notar cosas que pasan desapersividas por el resto de la gente (quizás).
Hoy, por ejemplo, caminando por la calle que siempre camino, por el lado de la vereda que siempre elijo, noté el sonido, el zumbido del viento al besar las hojas. Dejé que inundara mis tímpanos a tal extremo que cerré los ojos, sin dejar de caminar señorita suicida, y me sorprendí cómo he pasado todos estos días ignorando tal armonía de canción, estaba siempre silvando, dando señales para ser escuchado y aún así nada. Desde hoy pasaré y lo escucharé atenta, para ver qué secretos me rebela, quién sabe. . los jamás escuchados son los que más esconden, como el viento, su soplo insensante y las nítidas hojas revestidas de verde.

(Feliz cumpleaños Houdini, me lo sopló google.)
-.camila

No hay comentarios:

Publicar un comentario