domingo, 9 de enero de 2011

y sin querer queriendo me siento en paz, aunque con esa esencia de la soledad escondida en el codo. Así como que aveces me olvido que la poseo y así es mejor, digo yo.
Pero debes saber que me duele el extrañarte y tener que abrazar aquel peluche inanimado como consuelo, pero me vale con ver tus ojos verdes y morir de la emoción y llorarte la polera.
¿Es qué acaso apareces siempre en mis pensamientos chiquillo?, respóndeme un sí, yo se que quieres verme sonreir.


Camila.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario