domingo, 19 de septiembre de 2010

y hemos llegado a cambiar, a dar vuelta, poner patas arriba nuestras vidas.
No puedo mentir que somos dos personas distintas a lo que fuimos en un no tan lejano pasado.
Cambiamos para bien, quizás para mal, pero aquí estamos, sonriendo.
Puedo admitir que jamás se me cruzó por la mente un y mucho menos el Y que te une a ese
mismísimo YO. Pero si te das cuenta ahora es realidad, nuestra ideal realidad.
Y puedo decirle ideal, porque así es como la siento, y me apena que las bocas ajenas repitan
como consuelo, antes-de, "todo termina".
Y si todo terminara, sé que seriamos diferentes al resto, como siempre lo hemos sido.
No sabes las mil maneras en que una sonrisa tontita brota de mis labios, sin querer, o
lo feliz que me siento conociéndote como te conozco.
Ya que tu mano encaja a la perfección en la mía, contrastas como nada jamás ha contrastado
con mi persona, y te agradezco por eso. . por ser como eres, distinto al resto, y por sobre todas
las cosas, te agradezco por esto. . por ser ese tú que acompaña a este yo.




Felices tres, andrés .

No hay comentarios:

Publicar un comentario