viernes, 10 de septiembre de 2010

Siempre fue de mi agrado el escribir, desde pequeña las letras me parecieron lo bastante atractivas para adornarlas a mi antojo. Ordenarlas, desordenarlas y así crear o destruir un todo.
Siempre fue de mi agrado intentar cambiar el código de mi vida, variar y ser distinta,  no pertenecer a torpes modas ni nada paresido, ser tan sólo Camila.
Siempre fue de mi agrado enamorarme perdidamente de caras bonitas, suspirar, soñar y reír tontamente por cosas diminutas, algo así como saludos, abrazos, ya sabes. . detalles.
Siempre fue de mi agrado saltar, el tocar una estrella, el cielo, llorar de felicidad.
Siempre fue de mi agrado coleccionar recuerdos, caras, palabras y gestos. Como pocas personas saben hacer, me sorprendo de mi misma al recordar personas, sentimientos, y la poca facilidad de olvidar que poseo.
Siempre fue de mi agrado flotar, como las burbujas sobre las nubes, con imaginación e idiotez, e ahí mi inmadurez.
Siempre fue de mi agrado sonreír, sobre todas las cosas que han sido de mi agrado, aunque aveces no fuese necesario, aunque aveces no tenía las ganas, aunque todo me entregó nada sonreí, y volví a sonreír, y hoy la vida me da un millón y más razones para sonreír y yo, con mi política de estar siempre mostrando mis grandes dientes, le sonrío con más ganas y con los ojos aun más achinados.

CAMILA~

No hay comentarios:

Publicar un comentario