domingo, 15 de agosto de 2010

- Da gusto volver a verte -dije mirando un pequeño destello proveniente de una nube que dejaba mirar el Sol-
Me pude dar cuenta que el ambiente había cambiado, el aroma de su cuello era algo que saturaba mis sentidos. Aquella camisa azul la conocía perfectamente.
- ¿Qué tal?
Conocía también esa expresión

- No ha pasado mucho, sin embargo no creo que quieras escuchar.
- ¿ Y por qué no ?
- Por el simple hecho de que no quieres que sea sincera
- Claro que si, si pregunto es porque quiero saber.
- Si tú lo quieres así -dí un brinco y llegué al suelo, justo frente a él- en realidad no es mucho, debo darte las gracias en primer lugar por entretener a mi mente en todo este tiempo, ¿sabes? fuiste mi fuente de inspiración en todos estos días y mi ayuda para el insomnio, muchas gracias.
- ¿ A sí ? -miró nuevamente, un poco incómodo al parecer-
- Sabía que no querías escuchar eso
- No, no.. no lo tomes así, no quise ofenderte tan sólo -ajá trataba de buscar una excusa pero sus ojos me conocían lo suficiente para delatarlo, quería salir huyendo y borrarme.. pensaba que yo era una maniática-
- Creo que nos hubiéramos ahorrado todo esto pero..
Y en el momento más inesperado él estaba ahí, abrazándome, enredándome y apretándome contra su cuerpo. Cada molécula de mi cuerpo cobró vida propia pude sentir su corazón y un olor embriagante proveniente de su cuello.
- No hagas algo que no quieras hacer, enserio.. -dije con un nudo en la garganta y cerrando los ojos-.


. .Camila

No hay comentarios:

Publicar un comentario